martes, 12 de abril de 2011

INDEPENDIZARSE A LOS SIETE AÑOS

Hay una edad en la que un niño empieza a desprenderse de los padres. Tiene su pandilla en el colegio, se pasa la tarde en el patio o en los parques y empieza a tener aspiraciones conflictivas. Es posible que llegue y les pida a sus padres una habitación para él solo (si es que antes la compartía con un herman@) o que, incluso, reclame un espacio independiente en el jardín como viene a ser la típica casa del árbol, más propia de los Estados Unidos.

Pues resulta que ya hay quien ha visto en ésto una fuente de negocios. El equipo de Smart Play House crea casitas para niños como si fueran auténticas piezas de diseño, inspiradas en la arquitectura contemporánea. "Un espacio moderno y confortable que proporciona al niño un lugar propio, íntimo y seguro donde poder jugar, desarrollar su creatividad y aprender a compartir", aseguran.


Hay casas de jardín, pero también para interior y los precios, si no me acuerdo mal, rondaban los 2.000 o 3.000 euros (aunque lo vi en la televisión hace meses y no podría precisarlo). En cualquier caso, un capricho caro que tendrán que pagar los padres si no quieren que sus hijos empiecen a deprimirse con una hipoteca a los siete años y a la que sólo podría hacer frente con las propinas de los abuelos.

Os dejo un par de ejemplos más. Lo mismo a esas edades no vendría mal tener a los niños lejos un ratito. Imagino que muchos padres han pensado más de una vez en independizarse de los hijos. Dos pájaros de un tiro:

1 comentario:

Isa (im-perfecta y buenrollera) dijo...

Jajajajaja
Muy bueno, Sergio... yo con una minicasa de esas era feliz :-)